El cyberbulling, el fin de la privacidad

El acoso no es un problema nuevo en los estudiantes, ha existido siempre ya que al tratarse de relaciones humanas pueden existir fricciones y malos entendidos, esto es aceptable siempre y cuando no se vulneren los derechos del otro. El cambio que se experimenta en las generaciones actuales es que han utilizado la tecnología como medio de comunicación constante y prioritario.

Son múltiples los casos que se han revisado sobre estudiantes que han visto vulnerados sus derechos a través del acoso generado en medios digitales. Ya no es simplemente el molestar en clases o agredir al compañero de forma física, es una nueva modalidad que se construye desde los entornos virtuales y las redes sociales. Esta nueva forma de acoso resulta más intensa ya que los mensajes, los videos, los comentarios y las reacciones son más seguidas y repetitivas.

Los medios de comunicación se han convertido en los nuevos actores de la educación ya que no son solo utilizados por los docentes sino por los estudiantes. Se debe tomar en consideración que los nuevos espacios de aprendizaje están mediados por la tecnología y que estas nuevas narrativas digitales han construido también nuevas identidades que incluyen el anonimato como elemento decisivo. Los padres de familia y los docentes deben analizar el comportamiento de los chicos ya que muchas veces se enfrentan a personas que ni siquiera son identificadas, lo que hace más traumático el proceso del acoso.

Los estudiantes juzgan ya no solo desde las características mentales y físicas de una persona, sino que construyen identidades virtuales basadas en una determinada reputación construida desde las redes sociales y generalmente lo hacen desde perfiles falsos creados con la intención de humillar a sus pares.

Los estudiantes en la actualidad utilizan los entornos virtuales como espacios de interacción y de relación entre pares. Este espacio debe ser normado ya que la libertad que se crea entre los que interactúan en la red muchas veces puede ser una relación violenta y no del todo sana. El contenido web es abierto y de libre acceso; por lo tanto, es muy importante mantener charlas con los hijos sobre las redes sociales, explicándoles cómo ser precavidos para protegerse a sí mismos en línea.

Los chicos con frecuencia intercambian mensajes, fotografías, videos, links y demás contenido multimedia de modo libre y anónimo con la intención de humillar y de desprestigiar la imagen del otro individuo, son estas algunas acciones que con frecuencia los jóvenes cometen, exponiendo de manera peligrosa su identidad e intimidad personal mediante plataformas virtuales. Hay medidas tecnológicas y políticas para los servicios en Internet, pero la forma más efectiva para contrarrestar el cyberbullying es evitando que ocurra, a través de la concientización y la educación en el tema, particularmente entre niños y adolescentes.

All comments (1)

Agregar tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *